El Mejor Juego de Cartas

Cómo funcionan las apuestas

Más sobre apuestas

El lado Oscuro del Póker

Ir All In

Ahora, puedes preguntar, supón que tengo una mano muy, muy fuerte. Si alguien apuesta más de lo que yo tengo en la mesa, y no tengo permitido apostar mi granja, o soltar las llaves de mi coche, ¿qué puedo hacer? ¿Estaré obligado a hacer fold y a renunciar al bote a pesar de tener probablemente la mano ganadora? Por supuesto que no.

Siempre puedes hacer call a una apuesta. Incluso si un oponente apuesta más de lo que te queda, puedes hacer call a la apuesta depositando el resto de tus fichas. Así puedes mostrar tu espléndida mano y quizás ganar un bonito bote. A esto se le llama "Ir all in".

 

Sin embargo, no puedes ganar más que tu oponente, sino lo que corresponde a las fichas que depositaste. Si un jugador apuesta 100€ y haces call apostando 40€ all in, el otro jugador recibirá de vuelta 60€ antes de que las manos sean mostradas.

 

Botes extras

Cuando más de dos jugadores permanecen en la mano, y un jugador con menos fichas que los otros hace all in, la situación se complica un poco. El jugador con menos fichas puede hacer call, como vimos anteriormente, pero los otros jugadores continuarán apostando contra ellos y poniendo más fichas en el bote.

El jugador que hace all in no puede ganar ninguna de las fichas que hay en el bote después de haber hecho all in. El jugador all in está autorizado para competir únicamente por la parte del bote que corresponde a la cantidad que puso. Para manejar esto, el bote está dividido en un bote principal que contiene las fichas que el jugador all in ganará si es que tiene la mejor mano, y un bote extra compuesto por las apuestas que han continuado, esto es, las fichas que el jugador all in no puede ganar aunque tenga la mejor mano.

 

Si varios jugadores con diferentes cantidades de fichas hacen all in durante la misma mano, habrá diversos botes extra. Esto se complica un poquito. Pero no te preocupes, el cliente de póker se encarga de los cálculos y controla que cada jugador reciba la parte correcta del bote. ¡No tienes que ser el nuevo Einstein para apostar todas tus fichas!

 

Las Manos Hechas Contra Las Drawing Hands

Una situación frecuente en el póker es cuando un jugador tiene una mano hecha mientras otro jugador tiene una drawing hand.

Una mano hecha es una mano que ya es buena. Una mano que contiene una combinación valiosa, por ejemplo, un par alto o un trío.

 

Una drawing hand es una mano que todavía no es buena, pero puede convertirse en una buena mano cuando venga la siguiente carta. Por ejemplo, si una mano contiene cuatro cartas del mismo palo, se convertirá en color (flush) si la próxima carta es del mismo palo. Por otra parte, si la próxima carta es de otro palo, todavía no será una mano buena.

 

Si el jugador con la mano hecha apuesta, el jugador con la drawing hand debe decidir si vale la pena igualar (call) la apuesta para ver la siguiente carta. O, si es demasiado caro, en tal caso hará fold.

 

Para no perder tantas fichas con drawing hands, quizás quieres pensar sobre las posibilidades (odds) de bote.

 

Sobre las probabilidades (odds) de Bote

Cuando decidas si debes hacer call a una apuesta, no te olvides de comparar la apuesta con el tamaño del bote. Si el bote es muy grande comparado con la apuesta, debes decidirte por hacer call. Pero si el bote es pequeño y la apuesta es grande, pagarás un precio alto para tener la oportunidad de ganar sólo un poco. Si lo haces mucho, puedes perder parte de tu dinero

Ejemplo

 

Vamos a ver un par de situaciones en el Texas Hold'em. La cuarta carta comunitaria acaba de ser repartida (el turn). Tú y otro jugador permanecéis en la mano. Tienes cuatro picas y una de ellas es el as. Si en el River te sale otra pica, harás la mejor jugada de color (nut flush). Te sientes convencido de que será suficientemente buena como para ganar el bote. Tus oponentes apuestan. ¿Cuánto decides poner para hacer call? El bote es de 10€.

 

Primero, vamos a ver tus oportunidades de hacer color (flush). Conoces seis cartas: cuatro en la mesa y dos en tu mano. Esto no deja un total de 46 cartas desconocidas. Nueve de ellas son picas, 37 no lo son. Entonces, la probabilidad (odds) de hacer color es de 37:9, esto es 4:1.

 

En la primera situación, tu oponente apuesta 2€, haciendo el bote de 12€. Te cuesta 2€ hacer call. Esto es, pagas 2€ para ganar 12€- las probabilidades de bote son 12:2, o 6:1. Como las probabilidades de bote son mejores que la probabilidad de hacer color (flush), será más lucrativo para ti hacer call en esta situación (a largo plazo)

 

En la Segunda situación, tu oponente apuesta 10€, haciendo el bote de 20€. Ahora tienes que hacer un call de 10€ para ganar 20€. Las probabilidades de bote son sólo 2:1. Esto es peor que 4:1, la probabilidad que tienes de hacer color (flush). Por lo tanto, en esta situación no te sale a cuenta hacer call. De nuevo, a largo plazo.

 

Sobre la Posición

Una cosa que afectará (o debería afectar) tu forma de apostar en una mano es tu posición en la mesa. Esto es, si eres uno de los primeros jugadores en apostar (primeras posiciones) o uno de los últimos (últimas posiciones). En algunas variantes tu posición cambia de una ronda de apuestas a otra (Seven Card Stud), en otras se mantiene igual durante una mano (Texas Hold'em).

En últimas posiciones, la mayoría de los jugadores han actuado antes que tú, así que tienes alguna información sobre su participación. Si estás en primeras posiciones, otros jugadores esperarán ver tu acción, preparados para hacer call o raise, dependiendo de lo que tú hagas. Tienen información y ventaja sobre ti.

En póker, información es dinero. Cuando tienes menos información que tus oponentes, necesitas una mano mejor para poder compensar.

En primeras posiciones, juega manos más fuertes.

Calculando apuestas de Límite de Bote

Como hemos mencionado anteriormente, calcular la máxima apuesta en juegos de límite de bote puede resultar un tanto complicado.

Supón que hay 10€ en el bote. Si eres el primer jugador en apostar, puedes apostar un máximo de 10€. Hasta aquí es fácil.

Pero digamos que otro jugador apuesta 7€ antes de que te llegue el turno de apuestas. Ahora el bote contiene 17€. Así pues, puedes apostar un máximo de 17€, ¿no? Incorrecto, puedes apostar más.

En realidad tienes el derecho de hacer call a la última apuesta, y entonces subir la cantidad (raise) que está en el bote después de haber hecho call.

Vamos a ver, primero haces un call de 7€. Eso sube el bote a 24€. Entonces puedes subir (raise) la cantidad del bote, que es, 24€. Entonces, tu apuesta máxima total sería de 7€ más 24€, que en total son 31€.

En el juego en vivo, esto requiere una cierta atención por parte de los jugadores. Pero en nuestra página, no tienes que molestarte por estos cálculos.